Café de los Dos Molinos

Cuando te dicen “estuve en París” o cuando estás planificando tu viaje a esta ciudad, se te vienen a la mente la Torre Eiffel, las grandes catedrales, los museos, las grandes galerías de compras con las marcas de moda, etc. A pesar de que busco otras cosas en mis viajes, no puedo mentir y decirles que también pensé en eso y en realidad también los visité.

Al igual que Buenos Aires, por ejemplo, París tiene “de esos” lugares que cautivan por su sencillez. Uno de esos lugares es el Café de los Dos Molinos.

Nos toco visitarlo un día de invierno parisino y muy lluvioso, lo que le dió al lugar un toque especial para mi gusto. Entrar es ya sentirte a gusto con lo que estas viendo, un lugar de película. Mas allá de que aquí se halla filmado la peli Amelie. Es un lugar que me encantó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Que es lo que me gustó? No se. Me inclino más que a la magia de su sencillez, como les decía un poco mas arriba.

No sólo me cautivo el lugar, sinó también sus alrededores. Calles de adoquines en un barrio comercial común y corriente de las ciudades. Nada de suntuosidad ni lujos. solamente su magia. Su magia y el riquísimo chocolate caliente que tomé que reconforta el cuerpo en un día de invierno.

Obviamente, y como ya les conté, este lugar tiene su espacio para la película Amelie. Ves la imagen en uno de los espejos que cubre una de las paredes y también en uno de los pasillos cuando vas al baño, te vas a encontrar con un espacio dedicado a tan singular película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequear * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud